martes, 3 de septiembre de 2013

Saint-John Perse: Anábasis

Publicado en el año de 1924, Anábasis es uno de los libros más representativos de Saint-John Perse (seudónimo de Alexis Léger) junto a Exil, Amers o Vents. El libro tiene el mismo título que el clásico de Jenofonte, donde éste recoge el retorno a la patria de los mercenarios griegos que habían servido a Ciro el Joven en el enfrentamiento contra su hermano el rey persa Artajerjes II (del que habían salido derrotados). Perse escribe un poema de cariz épico, pero en el que la "expedición" es ahora por el interior de las cosas y del ser humano.
Anábasis es un extenso poema en prosa poética, con lo que Perse se inscribe en una larga tradición dentro de la poesía francesa en esta forma literaria: desde las Iluminaciones de Rimbaud, hasta los textos de René Char o Francis Ponge, pasando por Victor Segalen, entre otros. El libro consta de diez composiciones, franqueado al inicio y cerrado al final por dos denominadas Canciones (también en prosa).
Precisamente en la Canción inicial se presenta la figura del Extranjero, la que nos hace ver las cosas con otros ojos, lejos de una limitada visión provinciana: "Un hombre puso amargas bayas en nuestras manos. Extranjero. Que pasaba." Este es el acicate para ir a otra parte, no como huida sino como búsqueda del conocimiento, impelido por la necesidad de que nada se le escape a uno. Para Perse el poeta tiene el deber de ir a explorar los más oscuros dominios. Ahora bien, cuanto más lejos va en esa dirección, más debe emplear medios de expresión concretos, extraidos de su propia experiencia: "Tened los pies en el suelo, y construir una obra fuera del tiempo, fuera del lugar."
Una obra así debe fundarse en el exilio más radical. A ello es a lo que se aplica en las diez composiciones que constituyen el libro. En la composición I hay una identificación con los nómadas, cuyo designio es vivir permanentemente en el exilio atravesando las fronteras de eterno desierto: "gente del polvo y de toda especie... gente de los confines y de más allá... seguidores de pistas, de estaciones, levantadores de campamentos en el soplo del alba; buscadores del agua en la corteza de la tierra..." Y la sal como símbolo vivificador: "En la delicia de la sal todas son lanzas del espíritu... ¡Yo avivaré con sal las bocas muertas del deseo!" En la composición II prosigue la marcha, el permanente peregrinaje, en el que la mujer también adquiere el protagonismo: "Y puede que no acabe el día sin que un mismo hombre se consuma por una mujer o por su hija." La naturaleza, como no pude ser de otra manera, se halla presente; y si el Sol es un mentiroso ("hacedor de disturbios, de discordias"), el agua alimenta la memoria: "El olor poderoso me rodea, y el agua más pura que en Jabal tiene rumor de otro tiempo" (canto III).
Iniciada la IV composición con un canto a lo creado ("Este es el ritmo del mundo y no puedo sino hablar bien de él"), pasa a describir la fundación de la ciudad ("Piedras y bronce"), donde están presentes herreros, fundadores de asilos y banqueros... las fiestas, las danzas, las avenidas de vainilla... las elecciones de jueces para el puerto, el griterio de los suburbios... donde puede observarse bastante carga irónica, y cierta nostalgia del espacio abierto (en ese, "un hombre avanzó hasta la entrada del Desierto"). Pero en esa ciudad acecha la "¡Soledad!" -canto V-, y aunque "cosidos con agujas nuestros párpados", sin embargo, "la noche da su leche", y asegura el poeta que "levantaré mis pensamientos contra la actividad del sueño y me iré con los gansos salvajes, entre el olor insulso de la mañana." Y el Extranjero incita a la marcha, pues "aún hace partidarios en los caminos del silencio."
Sigue en la VI con la descripción de los supuestos valores de la civilización urbana: las leyes, las conquistas, las provincias vendidas... Por ello, hay que advertir a los aún extraños a esa civilización de "nuestros hábitos violentos." Y también se les puede hablar de las cosas de la paz: la moneda, los tratados, los tributos, el comercio, las diversiones... Mas la llamada del camino no se extingue, y, al anochecer, "un olor de violetas y de arcilla nos visitaba... y los vientos en calma se alojaban en el fondo de los golfos desérticos." Por eso estalla en el canto VII: "Os hablo, ¡alma mía!, ¡alma mía ensombrecida por un perfume de caballo", ya que la voz poética añora ese errar, ese movimiento continuo sin fin definido. "Al ruido de las cascadas en tromba sobre la tierra, toda la sal de la tierra se estremece en los sueños."
En el VIII -considerando que "muchas cosas se emprendieron en las tinieblas del espíritu"-, afirma que, en ese peregrinaje sin término, el rayo le asigna unas provincias del Oeste hacia donde dirigirse: "un gran país de pastizales sin memoria, el año sin vínculos y sin aniversarios, sazonado de auroras y de fugas"; "Caminos del mundo, uno os sigue." La mujer es el motivo de exaltación jubilosa en el canto IX: "¡Muchachas! y la naturaleza de un país se encuentra perfumada gracias a ellas"; y ellas mismas confiesan que "en nuestros cuerpos de mujeres hay un fermento de uva negra." Y se anuncian tiempos muy favorables -tiempos muy calurosos-, porque la noche "ordeña su placer en el seno de las mujeres." La X composición es la más extensa y narartiva. En ella se recopila toda una serie de actividades humanas entre cotidianas e inverosímiles, entre lo común y lo poético, "toda clase de hombres con sus destinos y hábitos." Mas siempre el viaje ("por encima de las acciones de los hombres en la tierra, muchos signos en viaje"). Y el poeta sigue firme en su condición de viajero, no pierde de vista al errante: "Yo he visto la tierra distribuida en vastos espacios, y mi pensamiento no se distrajo del navegante."
Articula en esta obra Perse una visión totalizadora del mundo; se ha dicho que crea una auténtica cosmogonía. Buscador de un mundo, lo incorpora en la escritura nombrándolo. Es un mundo rescatado de las culturas antiguas, porque el poeta ve en ellas estadios originarios de pureza que el presente debería tener en cuenta. Pero no es una mera reconstrucción arqueológica, puesto que genera un espacio poético donde la vida y la tierra se encuentran y se fecundan para ofrecer un lugar épico en el que el hombre es un eterno peregrino en busca de su paraíso. La temporalidad del ser perecedero se ve así compensada mediante la grandeza del espacio, en esos inmensos territorios por donde poder errar sin fin.
Como apelación al interior de las cosas y del hombre, la poesía de Perse puede tenerse como un método de conocimiento a la par que un modo de vida. Indaga en la naturaleza humana. Según sus palabras, su intención es "profundizar en el misterio del hombre", y Anábasis tiene por objeto "el poema de la soledad en acción. Tanto de la acción entre los hombres como de la acción del espíritu." Si del Extranjero viene la incitación al viaje, el que lo emprende se convierte en peregrino de sí mismo y conquistador de su propia alma. Y para ello la mirada del poeta va a lo primigenio, al origen mismo de las cosas; tan lejos de lo sedentario, de lo constituido y establecido.
El versículo extenso, la prosa poética, lo salmódico, mas también los cortes abruptos, los paralelismos y redundancias, las aliteraciones y las metáforas alusivas son herramientas de las que se sirve el poeta para gestar un texto que obedece a una búsqueda del interior por medio de un viaje iniciático donde lo sagrado y lo mítico comulgan con lo cotidiano. El léxico para lograr su objetivo deslumbra por su riqueza y profundidad (su vasta cultura le permitía el uso de términos de variadas disciplinas). Y si Anábasis significa expedición hacia el interior, no por ello deja de haber en la obra una multiplicidad de voces -el uso de primera y tercera persona, de singular y plural, así lo avala-. Y el hecho de que el poeta asuma todas las voces de la colectividad viene a convertir el canto singular también en una épica colectiva.

© Copyright Rafael González Serrano

26 comentarios:

  1. Me ha gustado tu información,
    no tenía nada conocido de este autor
    y me ha interesado su referencia
    a la cultura griega,
    cuna de la filosofía y las artes,
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María Teresa. Sí, aunque algo olvidado, se trata de un gran autor.
      Otro afectuoso saludo para ti.

      Eliminar
  2. Desconocía a este autor, Rafael, un artículo muy interesante. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que ahora sepas algo de Saint-John Perse.
      Gracias a ti por leerme.

      Eliminar
  3. ME GUSTÓ MUCHO EL BLOG INCLUSIVE ENTRE AL DE UN AMIGO MIO CARLOS GARGALLO...MUCHAS GRACIAS PASARE CON MENOS PRISAS
    SALUDOS
    Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus amables palabras y porque me sigas con frecuencia.
      Un afectuoso saludo.

      Eliminar
  4. Gracias, Rafael, por la invitación y por darlo a conocer. Había estudiado a Jenofonte pero Perse es un autor nuevo para mí.
    Un saludo

    Jorge

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Jorge, por seguir mis entradas. Las dos obras son muy interesantes.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. distancia

    Me acostaré en las cisternas y en los huecos navíos…
    Saint-John Perse –Exilio-

    en este frasco de boca estrecha echo distancia
    saco misterioso en anchuras vientres cristales y reflejos
    como los trópicos de américa o conciencias de la infancia
    ajustando medidas se exilian equipajes

    sólo cae al fondo lo pequeño la fracción el mar y sus arenas
    las cretonas de la tarde se quedan entre manos

    lo que viaja adentro y lo que resta en intemperies
    ido jasón vuelto ulises tesoros son los del descubrimiento
    nichos que reserva la existencia sus opacos frascos y no
    éstos de miseria
    si resuma leche fresca en cada ocaso
    distancia será este exilio de palabras redimidas oscuros hálitos
    mástiles de pie brotes de bitácora en mis yemas

    o quizás el viaje mismo la turbulencia pura este espasmo
    de la carne la inmersión en cada noche esa primera sensación
    del que despierta y está solo al otro extremo de los cables
    el dolor profundo cuando suenan sirenas a lo lejos

    aunque venga lleno el frasco sólo queden fuera la memoria
    y el último deseo sé que sólo una palabra me devuelve

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magníficos estos versos en donde el viaje -interno, exterior- es la esencia del existir. Gracias, Carlos, por recordarlos y leerme.

      Eliminar
  6. Hola Rafael, buena entrada. Había leído algo de este gran autor. Pero, en realidad -como bien señalas- lo tenía bastante olvidado.

    Siempre es bueno recordar... Gracias.

    Saludos, Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Anna, de que te haya servido para recordar a Perse.
      Un saludo, Rafael

      Eliminar
  7. Interesante artículo recordatorio de ese gran autor verbal que fue Perse. Su olvido hoy quizá responda a los cambios de velocidad en los estilos que frecuentamos. Hoy somos minimales, de formato breve.
    Saludos y felicidades por tu entrada, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, José María, por tu felicitación. Y, sí, la urgencia y la brevedad actuales alejan de autores como Perse; lamentablemente.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Gracias por tu invitación al blog; me ha parecido muy interesante. Enhorabuena. Ya me pasaré por aquí con más calma. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu opinión. Cuando quieras puedes hacerlo. Un saludo.

      Eliminar
  9. Hola Rafael, enacntada de estar en tu blog, me parece rico en información, excelente!!
    Con tu permiso por aqui me quedo para aprender.
    Cariñosos saludos desde el Salvador, Centro America.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado de que te pases por mi blog, y si te sirve para informarte sobre algún autor, estupendo. También he enlazado tu blog en el mío.
      Un afectuoso saludo.

      Eliminar
  10. De excelso califico el análisis que haces con respecto a una de las más significativas obras de este gran poeta, amén de haber sido un honorable diplomático. “Exilio”, fue lo que me arrastró voluntariamente hacia lo más hondo del ser mismo, y lo que, por consecuencia, me llevó a adquirir todas sus obras, las cuales me han servido como herramientas en el estudio y comprensión de la filosofía, el uso de la metáfora y sobre todo, el agudizar los sentidos para observar el entorno desde una perspectiva, diría yo, con el alma. Enhorabuena. Un cordial abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tan generoso calificativo respecto a mi entrada; sólo pretendo hacer bien las cosas. Me alegra que haya personas interesadas en autores que para mi han supuesto una lectura fructífera, y que hayan disfrutado y aprendido con su lectura. También otro afectuosos abrazo.

      Eliminar
    2. ¡Dios! esto sucedió hace mucho tiempo, dudo que lo respondan, pasa que estoy leyendo el libro "anábasis y otros poemas" (Donde se recopila mucho de la obra de Perse) quisiera que me hablaran acerca de Exilio y de Anábasis, porque de verdad que me interesa mucho pero me es muy difícil entenderlo.

      Eliminar
    3. ¡Dios! esto sucedió hace mucho tiempo, dudo que lo respondan, pasa que estoy leyendo el libro "anábasis y otros poemas" (Donde se recopila mucho de la obra de Perse) quisiera que me hablaran acerca de Exilio y de Anábasis, porque de verdad que me interesa mucho pero me es muy difícil entenderlo.

      Eliminar
  11. Debemos obligarnos a dejar atrás un segundo de algunas ocupaciones e ir aglutinando ese tiempo, para dar cabida a un espacio en el que podamos pasar por sitios como este, en el que siempre obtendremos una recompensa.
    Estupendo blog, Anábasis: valioso aporte.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un post tan afectuoso como el tuyo me estimula en mi labor de búsqueda y análisis de textos. Muchas gracias por tu generosa amabilidad.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  12. "Alma mía ensombrecida por un perfume de caballo"...A veces no queda otra que enmudecer cuando te encuentras un verso como éste que, incluso cuando aparece tomado a solas, ajeno a cualquier otra circunstancia que no sea él mismo, se muestra capaz de evocar mil y una leyendas. Él sólo se basta y se sobra para acercarme al Anábasis de Perse, que no conocía sino como una referencia más de un autor al que se conoce por haberlo leido antes de tiempo, y por tanto mal. Un fuerte abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al ser una entrada antigua, no había visto tu comentario hasta ahora. Efectivamente, hay versos que son toda una declaración de intenciones; de intenciones poéticas y, en consecuencia, cargados de lucidez intuitiva. Otro abrazo para ti, Carlos.

      Eliminar

Mapa de visitas mensuales

Me gustan (sin prioridad)

  • Thomas Mann, La montaña mágica
  • Louis Ferdinand Celine, Viaje al fin de la noche
  • Giuseppe Arcimboldo, Las estaciones, Los elementos
  • Arnold Schönberg, Peleas y Melisenda
  • Luis Cernuda, La realidad y el deseo
  • Chocolate Watchband, The inner mystique
  • William Faulkner, El ruido y la furia
  • Edgar Lee Masters, Antología de Spoon River
  • Miguel de Cervantes, Novelas ejemplares
  • Starwberry Alarm Clock, Incense and peppermints
  • William Shakespeare, Hamlet, Macbeth
  • Vincenzo Bellini, Norma
  • Eugène Ionesco, El rinoceronte
  • Samuel Beckett, Esperando a Godot
  • Friedrich Nietzsche, El origen de la tragedia
  • Franz Kafka, El castillo, El proceso
  • Laurence Sterne, Tristram Sandy
  • Arthur Honegger, Pacific 231, Sinfoná litúrgica
  • Erick Satie, Gymnopédies
  • Sylvia Plath, Ariel
  • Odisseas Elytis, Es digno
  • Rainer Maria Rilke, Elegías de Duino
  • San Juan de la Cruz, Cántico espiritual
  • Love, Forever changes
  • James Joyce, Ulises
  • John Dos Passos, Manhattan transfer
  • Alban Berg, Lulú
  • Francisco de Quevedo, Poesía, Los sueños
  • Jorge Luis Borges, Ficciones, El otro, el mismo
  • Béla Bartok, Música para cuerda, percusión y celesta
  • Left Banke, Walk away Renee
  • Maurits Cornelis Escher, Relatividad, Reptiles, Mano con esfera
  • Harpers Bizarre, Feeling groovy
  • Hieronymus Boch, El jardín de las delicias
  • Ezra Pound, Cantos pisanos
  • Paul Celan, Amapola y memoria
  • Flamin' Groovies, Teenage head
  • Carl Off, Carmina burana
  • Nelly Shacs, Viaje a la transparencia
  • Beau Brummels, Triangle
  • Claude Debussy, Preludio a la siesta de un fauno
  • Paul Valéry, El cementerio marino
  • Thomas Stearn Eliot, La tierra baldía
  • Janis Joplin, Pearl
  • Anna Ajmátova, Requiem
  • Fernando Pessoa, Libro del desasosiego,
  • Doors, L.A. woman
  • Agustín García Calvo, Sermon de ser y no ser
  • Igor Stravinsky, La consagración de la primavera
  • Eduardo Mallea, El vínculo
  • Rafael Sánchez Ferlosio, Alfanhui
  • Pedro Salinas, La voz a tí debida